Una conexión hidráulica es una unión hermética que sirve para conectar una línea de fluido hidráulico hacia otro componente. Se dividen en dos categorías principales: las reusables y las permanentes. Las primeras se pueden volver a ensamblar en una manguera nueva, las otras se sujetan a la manguera a través de troqueles.

Asimismo, existen las que tienen dos piezas, conexión y casquillo separados; y los de una sola pieza, conexión y casquillo unidos. Otra clasificación que encontrarás es la de conexiones machos y hembras. Los machos tienen paso de rosca recto y una junta tórica, mientras que las hembras poseen un paso de rosca recto y un chaflán para alojar la junta tórica.

Es indispensable destacar que las conexiones reusables suelen usarse par mangueras de mediana presión, mientras que las conexiones sin ferrula son ideales para mangueras de mediana y alta presión.

Por último, es importante saber el significado de las abreviaturas NPTF las cuales hacen referencia a las roscas para uso con combustibles, la SAE aplica para las conexiones con un abocinado o asiento con un ángulo de 45 grados y las NASP son ensambles con tubo recto que consiste en tres componentes conectados a una conexión macho.

¿Quieres saber más del tema? Llama a Hidráulicas del Pacífico con gusto te asesoraremos para que adquieras las conexiones hidráulicas que mejor se ajusten a tus necesidades.